Mascotas noventeras
Mascotas noventeras

Mascotas noventeras

Hace 25 años vio a la luz el primer juego de Sonic para Megadrive. El erizo azul fue un éxito rotundo que provocó la venta de miles de la consola de 16 bits de Sega y representa el momento más feliz de la compañía. El personaje no sólo protagonizaría infinidades de secuelas de todo tipo, si no que sería usado en todo tipo de juguetes, cómics, series de televisión… un fenómeno cultural a principios de los noventa.

Aunque tuvo sus predecesores, Sonic asentó en el mercado de los videojuegos el concepto de mascota y provocó que todas las compañías de la época se lanzasen a desarrollar sus propios personajes para llamar la atención de los chavales. Casi todos ellos tendrían en común ser animales antropomórficos, tener un aire de malote tan típico de la época y protagonizar juegos de plataformas. Repasemos hoy unas cuantas de estas olvidadas y no tan olvidadas mascotas que surgieron bajo el amparo de los 16 y 32 bits…

James Pond (1990)

James Pond
James Pond

De todo el listado de mascotas del presente artículo, James Pond fue la única en adelantarse al erizo de Sega. Se trataba de un pez trajeado que parodiaba al espía británico James Bond (ya desde el primer minuto, en el que veíamos aparecer un logo curiosamente parecido al de la MGM) que haría su debut en el juego James Pond: Underwater Agent, en el que se enfrentaría al Dr Maybe, un supervillano que se dedicaría a contaminar el océano con su compañía petrolera.

El juego no era ninguna maravilla, y pasó con más pena que gloria. Aún así, en 1991 tuvo una secuela, James Pond 2: Codename Robocod, pero desde entonces quedaría relegado al olvido apareciendo únicamente en cameos hasta que hubo una secuela más para smartphones en 2011. En 2013 se intentó una campaña de crowfunding para relanzar al personaje, pero no consiguió la financiación necesaria.

Sonic the Hedgehog (1991)

Sonic
Sonic

Sonic es uno de los personajes más conocidos de la historia de los videojuegos. Cualquiera que tuviera alrededor de 10 años cuando se lanzó el primer juego habrá vivido la gran fiebre del erizo azul: pósters, pins, camisetas, muñecos… hubo merchandising de todo tipo. Tal fue el éxito que Sega se dedicó a explotarlo desde el primer minuto (protagonizó casi una decena de juegos en Megadrive) y durante mucho tiempo vivió a costa de su personaje estrella.

Aún hoy en día sigue siendo un personaje muy querido y sigue protagonizando juegos, aunque generalmente sin llegar a alcanzar las expectativas de sus fans de toda la vida. El año que viene saldrá su próxima secuela, Sonic Mania, que pretende ser un homenaje a los juegos de los orígenes, con gráficos propios de principios de los noventa…

Titus the Fox (1992)

Titus
Titus

Titus era la mascota de la compañía francesa Titus Software (posteriormente renombrada a Titus Interactive), aunque sólo aparecía en el logo de la empresa. En 1991 esta compañía lanzó un juego protagonizado por el humorista francés Lagaf’ y para su posterior lanzamiento internacional se cambió por el zorro rojo de la compañía, saliendo así en 1992 bajo el título Titus the Fox: To Marrakech and Back.

El juego era un plataformas sin más que tampoco llamaría especialmente la atención, dejando a Titus sin protagonizar ninguna secuela.

Sparkster (1993)

Sparkster
Sparkster

Sparkster es, posiblemente, la primera mascota de videojuegos de tomar forma a partir de un animal poco reconocible para los niños de los noventa. Se trata de una zarigüella ataviada con una armadura, con un cohete a su espalda y que blandía una espada. Su debut se produjo en el magnífico Rocket Knight Adventures para Megadrive, que tendría un par de secuelas (una para Super Nintendo y otra para la consola de Sega) y se convertiría en la mascota no oficial de Konami.

A pesar de haber protagonizado unos juegos ampliamente reconocidos y queridos por los aficionados a los videojuegos, el marsupial armado se quedó sin más secuelas durante muchos años, hasta que en 2010 se lanzó Rocket Knight para Xbox 360, PC y PS3, pero ya era demasiado tarde para que los fans decidieran recuperar al personaje.

Bubsy the Bobcat (1993)

Bubsy
Bubsy

Accolade era ya una veterana de la industria con una larga experiencia en títulos para microordenadores de los ochenta. A principios de los noventa se adentró en el mundo de las consolas y poco más tarde se decidió a crear su propia mascota un lince rojo (aunque más bien parecía un gato) muy molón que protagonizaría un juego de plataformas cuyo objetivo era desbancar a Mario y Sonic como los reyes del género.

Tuvo una campaña publicitaria enorme, con numerosas apariciones en revistas meses antes del lanzamiento, vendiendo la idea de que sería tan rápido y divertido como los juegos del erizo de Sega. Finalmente, el juego vendió bastante bien, aunque muy lejos de los rivales que pretendía derrotar, pero no cumplió con las expectativas. Tuvo un par de secuelas, siendo la segunda un plataformas 3D para la PlayStation que resultaba plano y falto de detalle, como si el mundo estuviera vacío, que palidecía en comparación con el Super Mario 64, del mismo año.

El denostado Bubsy 3D fue el último clavo del ataúd de la mascota de Accolade.

Aero the Acro-bat (1993)

Aero
Aero

Aero es un murciélago que trabaja como acróbata en el circo (de ahí el terrible terrible juego de plabras del título)y su misión en el juego es defender el circo de un malvado ex payaso que lo quiere cerrar definitivamente.

El juego tuvo buena acogida y contó con una secuela y un spin off protagonizado por Zero la ardilla kamikaze, que podría haber formado parte de este listado de mascotas. Los tres títulos fueron desarrollados por Iguana Entertainment, que años mas tarde crearían los dos primeros Turok.

Sam & Max (1993)

Sam & Max
Sam & Max

Sam & Max, el oso y el conejo policías, eran unos personajes creados por el ilustrador Steve Purcell en una serie de cómics de finales de los ochenta. En aquella época Purcell trabajaba para LucasFilms Games / LucasArts creando los diseños de juegos y haciendo las portadas de las míticas aventuras gráficas de la compañía. En estos años la pareja policial aparecía haciendo cameos en varios juegos, tales como el Indiana Jones y la última cruzada o Monkey Island, solo era cuestión de tiempo que protagonizaran su propio juego.

Esto ocurrió en 1993 cuando se lanzó el Sam & Max Hit the Road, una aventura gráfica en la que Sam y Max recorrerían Estados Unidos con el fin de investigar el robo de un big foot congelado perteneciente a un circo. El juego contaría con el humor salvaje y violencia propias de los personajes y fue un tremendo éxito de ventas y crítica, colocándolo como uno de las aventuras gráficas más queridas de la época. Fue uno de los primeros videojuegos en vender el disco de su banda sonora, en clave de jazz, y los personajes protagonizaron una serie de animación en 1997.

Sin embargo, LucasArts había abandonado el género y no planificó ninguna secuela hasta 2002, que anunció que estaba en desarrollo el título Freelance Police, pero el proyecto no llegó a buen puerto. No habría una secuela hasta 2006, con la licencia ya en manos de Telltale Games, que lanzó dos series de exitosas aventuras descargables por episodios.

Knucles (1994)

Knuckles
Knuckles

Knuckles, el equidna rojo, es probablemente la máxima representación de las mascotas con actitud de este artículo: expresión malote, puños enormes y rastas, todo en uno. Knuckles apareció por primera vez en Sonic 3 como un habitante de la Isla Flotante y su misión es la de proteger la Master Esmerald. En dicho juego, Knuckles es engañado por Robotnik, que le hizo creer que Sonic quería robar dicha esmeralda.

Posteriormente Knuckles se uniría al equipo de los buenos y aparecería en la grandísima mayoría de los juegos del erizo. También protagonizó un juego propio, Knuckles Chaotix, que pasó sin pena ni gloria por la infame 32X.

Años más tarde, en 2001, Sega intentó de nuevo la jugada de crear un personaje más malote todavía con Shadow.

Jazz Jackrabbit (1994)

Jazz Jackrabbit
Jazz Jackrabbit

Jazz Jackrabbit fue una liebre verde armado con una enorme pistola que nos deleitó en PC con un par de juegos bastante decentes a mediados de la década. Fue uno de los primeros juegos de Cliff Bleszinski en Epic MegaGames (posteriormente Epic Games) y se convertiría en la mascota de la compañía. Tuvo bastante éxito en aquello tan habitual en los juegos de ordenador de la época que era la distribución shareware.

Tras un par de secuelas el personaje acabó en el olvido, al igual que la mayoría de las mascotas de la época.

Earthworm Jim (1994)

Earthworm Jim
Earthworm Jim

Pensar que una lombriz pudiese ser protagonista de un juego y tener éxito sólo podía ocurrir en aquella época. Jim era una lombriz normal y corriente hasta que se puso un traje cibernético que le permite moverse como un humano y decide ir a salvar a la princesa What’s-Her-Name. Vamos, una ida de olla que servía como excusa para un juego bien hecho y bastante divertido.

El desarrollo fue a cargo de Dave Perry, que ya venía curtido de hacer míticos juegos licenciados como el Cool Spot, Aladdin o El rey león (los de Megadrive). Tuvo una secuela creada por el mismo equipo que también tuvo una buena acogida y posteriormente se vendieron los derechos para crear el Earthworm Jim 3D, que sufrió el mismo destino que el Bubsy 3D.

Dynamite Headdy (1994)

Dynamite Headdy
Dynamite Headdy

Ah, Treasure, esa tremenda compañía que creó grandes títulos como Gunstar Heroes o Ikaruga… Dynamite Headdy fue otro gran título de Treasure, tremendamente recordado por los jugadores de los noventa, en el que el protagonista no es un animal, si no que en esta ocasión se trata de una marioneta que lanza su cabeza para derrotar a sus enemigos o para usarla de gancho.

Aunque nunca tuvo secuelas, el título tuvo bastante éxito y fue valorado por la crítica de forma muy positiva.

Gex (1995)

Gex
Gex

He de reconocer que hasta que me puse a preparar el contenido de este artículo no conocía a Gex, el lagarto que pasó por el catálogo de la 3DO y posteriormente PlayStation, Saturn y PC. Tras un evento familiar traumático, Gex se vuelve un adicto a la televisión y acabará huyendo de casa para vivir en las calles, aunque tras heredar una gran cantidad de dinero consigue vivir en una mansión y comprar una tele enorme. Un día se verá arrastrado al interior de su televisor, donde se verá encerrado en la dimensión multimedia, donde intentarán transformar a Gex en su mascota.

Con semejante premisa nos encontraremos con un juego de plataformas en el que moveremos al lagarto a través de escenarios que representan géneros televisivos (terror, dibujos animados…). Probablemente fue uno de los mejores juegos de la 3DO, llevándolo a ser también uno de los más vendidos de la consola. A pesar de ello, no existieron más títulos del lagarto y Crystal Dynamics, la empresa a cargo del juego, se dedicó posteriormente a Legacy of Kain y actualmente son los encargados de los juegos de Tomb Raider.

Rayman (1995)

Rayman
Rayman

El equilibrio del mundo se ve afectado cuando el Gran Protón es robado y los Electoons, criaturas que vivían a su alrededor, se dispersan. Nuevas criaturas hostiles aparecen y se dedican a encarcelar los Electoons que deberán ser liberados por nuestro héroe, Rayman.

Este juego fue el primer gran éxito de la larga trayectoria de Michel Ancel en UbiSoft. La acogida fue tal que el título fue uno de los más vendidos en PlayStation y, tal y como suele hacer UbiSoft, tuvo infinidad de secuelas y productos derivados de calidad discutible, en todo tipo de plataformas como móviles (y no me refiero sólo a smartphones) e incluso para Palm OS.

Rayman continuó apareciendo en juegos casi sin descanso hasta que en 2006 protagonizó Rayman Raving Rabbids, que introducía a los conejos granujas que le dieron tanto juego a UbiSoft. Cuando parecía que el personaje había quedado en el olvido, relegado por los Rabbids, apareció el Rayman Origins, un relanzamiento de la saga desde el principio que supuso un aire fresco para el género de las plataformas.

Crash Bandicoot (1996)

Crash
Crash

Para muchos jugadores de mi generación, Crash Bandicoot no era más que una mascota que se aprovechaba de los últimos coletazos de la moda noventera y ya nos interesábamos por otro tipo de juegos. Sin embargo, es un juego muy querido para jugadores más jóvenes, los que tuvieron la PlayStation como su primera consola.

Crash Bandicoot fue el primer juego de Naughty Dog, e inició una saga con el marsupial mutado raro de protagonista. Con el tiempo Naughty Dog pasó a formar parte del grupo de empresas bajo el amparo de Sony y el bicho se convirtió en algo así como la mascota de PlayStation. El bueno de Crash pasó luego a manos de otras compañías y fue desapareciendo poco a poco, pero recientemente se ha anunciado un nuevo título de la saga que se supone que volverá el año que viene.

Klonoa (1997)

Klonoa
Klonoa

Klonoa fue un juego de plataformas lanzado por Namco en 1997 para PlayStation. El protagonista era un bicho raro con unas orejas enormes, sin estar basado en ningún animal concreto, que tiene la habilidad de viajar por sueños y se enfrenta a Ghadius, que planea crear la pesadilla perfecta.

Era un juego de plataformas con un diseño bastante chulo que tuvo cierto éxito, sobre todo en Japón. Tendría varias secuelas, siendo destacable la de PlayStation 2, con unos gráficos cel shading bastante bonitos. Además, protagonizó su serie de manga y hay una película de anime en producción.

Banjo y Kazooie (1998)

Banjo y Kazooie
Banjo y Kazooie

Banjo – Kazooie fue un notable título de Rare para la Nintendo 64 en la que los protagonistas – Banjo, un oso, y Kazooie, una pájara – recorrerán el mundo en busca de Tooty, la hermana de Banjo, que fue secuestrada por la bruja Gruntilda.

Banjo – Kaooie es uno de los exponentes de la fructífera relación que Rare y Nintendo tuvieron durante la segunda mitad de los noventa, en la que la compañía británica nutría de títulos de gran calidad a las consolas de la gran N. Entre ellos se encontraba también Diddy Kong Racing, publicado un año antes, en donde haría su debut Banjo como uno de los personajes seleccionables.

La popularidad de los dos personajes se hacía patente con sus secuelas tanto en la N64 como en consolas portátiles, y su aparición como cameos en otros juegos de Rare. Muchos años después, en 2008, con Rare ya formando parte de Microsoft y sin relación con Nintendo, se publicó el Banjo – Kazooie Baches y Cachivaches, que es el último de la saga hasta el momento.

Spyro the Dragon (1998)

Spyro
Spyro

Spyro the Dragon tiene una consideración similar a Crash: no especialmente popular entre jugadores de mi edad, pero recordado con gran cariño por jugadores más jóvenes. No es lo único que tiene en común con el marsupial, el dragón morado fue creado por Insomniac Games y fue asumido por Sony como otra apuesta de una mascota propia. Tras varios títulos creados, la licencia pasó a manos de otros desarrolladores que continuarían haciendo juegos hasta hoy en día, que vive una segunda juventud gracias a la serie de juegos Skylanders.

El hecho de que Crash y Spyro hayan tenido una vida similar no es nada casual. Naughty Dog e Insomniac Games tenían su sede en Universal Interactive Studios y tenían una relación estrecha, en parte a causa de la influencia de Mark Cerni como productor sobre ambas empresas. Las dos sagas fueron vendidas a Vivendi en la misma época y ambas compañías comenzaron otras sagas que también competirían entre sí (Jack and Daxter por un lado y Rachet & Clank por el otro). Hoy en día, tanto Insomniac como Naughty Dog pertenecen a Sony.

Conker (1999)

Conker
Conker

Al igual que Banjo, la ardilla Conker tiene su origen como personaje seleccionable en Diddy Kong Racing. Su debut en solitario se produjo en un juego para Game Boy Color de título Conker’s Pocket Tales, que estaba enfocado a niños.

Sin embargo, su popularidad vino un par de años más tarde cuando se lanzó para la Nintendo 64 el Conker’s Bad Fur Day, en el que quisieron dar un giro al personaje enfocándolo a una audiencia más adulta. En el juego había contenido de índole sexual, lenguaje inapropiado y consumo de alcohol y drogas, todo ello protagonizado por la irreverente ardilla con aspecto adorable. El juego no fue un gran éxito, pero se convirtió rápidamente en un título de culto.

Tuvo un par de secuelas más y está en desarrollo otro título que debería aparecer publicado en 2017.

Tras la fiebre de los noventa y la lenta caída de los juegos de plataformas, la temática mascotil fue desapareciendo del mundo de los videojuegos, dejando vivos únicamente a unos pocos que siempre fueron un referente de la industria. Sin embargo, de vez en cuando nos vuelven a sorprender con alguna secuela inesperada o con algún nuevo adorable bichito…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *