Aug
30

Catherine

Catherine

Vincent vive en un desordenado apartamento ridículamente pequeño, tiene un trabajo mal pagado y se pasa las horas en el bar con los colegas. También tiene una novia desde hace años, Katherine, que le presiona con sentar la cabeza, casarse y formar una familia; sin embargo Vincent tiene miedo de comprometerse y desea mantener su vida de soltero.

Tras una noche con demasiado alcohol de por medio, Vincent se despierta junto a una chica que no conoce y cuyo nombre es, casualidades de la vida, Catherine. Abrumado por la situación, nuestro protagonista tiene que maniobrar en la tormenta que supone para él la infidelidad cometida, tratando de lidiar con Catherine y Katherine al mismo tiempo.

Bajo esta premisa Catherine se nos presenta como un juego distinto, un juego que no pretende ser el típico entretenimiento vacío de contenido al que estamos acostumbrados. El objetivo de los creadores es mostrarnos las relaciones humanas, el miedo al cambio, la madurez, las decisiones importantes que en algún momento a todos nos toca tomar… y que reflexionemos sobre todo ello.

Nos meteremos en la piel de Vincent, que tras su affaire se ve inmerso en las dudas de seguir con Katherine y asumir un papel adulto en la vida; o por el contrario continuar con la alocada y jovial relación que le plantea Catherine. Y por tanto empiezan las mentiras, los miedos a ser cazado por una de ellas, los remordimientos y las pesadillas. En determinados momentos el juego nos dejará a nosotros el control sobre las decisiones de Vincent, o más bien las respuestas en ciertas conversaciones, y seremos nosotros los que llevaremos al protagonista por el camino del bien (salvar la relación estable y convertirse en un hombre hecho y derecho) o por el del mal (tirarlo todo por la borda y seguir con una relación sin pretensiones a largo plazo). Y, por supuesto, el juego tiene diferentes finales dependiendo de qué camino hayamos decidido tomar.

Los nervios de Vincent están a flor de piel cuando se enfrenta a Katherine.

Dejando a un lado lo que se supone que es el bien o el mal y la dudosa moralidad de alguna de las respuestas1, hay que decir si el objetivo es la reflexión entonces la gente de Atlus ha realizado un gran trabajo. Personalmente a mi me pilló en un momento de crisis personal y decidí jugar a Catherine sin pensar mucho en las decisiones que tomaba, sin un objetivo de acabar el juego de una forma u otra, siguiendo sólo mi instinto. A medida que iba jugando me iba reconociendo a mí mismo, me veía como siempre he sido y no como en ese momento creía ser. Y eso tiene un mértio tremendo.

Hasta aquí todo lo comentado del juego hace que tenga un tufo a gafapasta que tira para atrás, y es que hay que reconocer que Catherine tiene mucho de gafapasta. Pero para contrarrestarlo un poco entra la parte onírica, donde el experimento se convierte en un juego al uso. Por las noches Vincent sufre pesadillas en las que, vestido únicamente con unos calzoncillos y llevando bajo el brazo su almohada, debe escalar una pared de bloques, sorteando diversos peligros. Nos encontraremos con bloques trampa (con pinchos, explosivos o simplemente en mal estado que no aguantarán con el peso del protagonista), cabras con muy mala leche que no le dejarán pasar y el hecho de que la propia pared se va derrumbando desde abajo, obligándonos a darnos prisa para evitar una fatal caída.

Durante las pesadillas de Vincent nos enfrentaremos a puzzles.

En los sueños nos enfrentaremos a un juego de puzzles en el que lo único que Vincent puede hacer es escalar y mover bloques. De esta forma el personaje irá apartando obstáculos y, lo que es más importante, creará su camino hacia la cima. Estos puzzles, que representan las diferentes dudas del protagonista, es la parte donde más se disfruta este juego, son divertidos y a menudo desafiantes.

Por último no se debe pasar por alto el magnífico trabajo de diseño gráfico del juego, que tiene un claro estilo a anime, con un cuidado por los detalles y una calidad que ya nos gustaría ver en muchas producciones animadas.

  1. Tengamos en cuenta que es un juego japonés y por tanto se dicta por los valores morales de ese país. []

, , ,

2 Responses to “Catherine”

  1. August 31st, 2013 at 12:54 | #1

    Mola que vuelvas a escribir. Ya hacía tiempo que no te leiamos :)

  2. September 3rd, 2013 at 13:18 | #2

    Sí, pasé una temporada de vagancia, pero me alegro de estar de vuelta. Espero escribir otra vez pronto :)

Add reply