The Lost Vikings

Retrovisón: Lost Vikings

Erik, Baleog y Olaf son tres aguerridos vikingos que viven pacíficamente en su aldea con sus respectivas familias. Una noche, durante el merecido descanso de un fructuoso día de cacería, una nave espacial aparece y los abduce. Se trata de Tomator, el emperador del Imperio Croutoniano, que se dedica a viajar en el espacio en busca de especímenes para su zoo intergaláctico.

Seguir leyendo

Gunstar Heroes

Retrovisión: Gunstar Heroes

En el pasado el robot Golden Silver atacó el planeta Gunstar 9 para obtener sus recursos. El profesor White Gunstar consiguió derrotarlo, y extrajo de su enemigo la fuente de energía, las cuatro gemas místicas, y encerró al robot en una de las lunas. Años más tarde el Coronel Red, conocedor del poder de las gemas y del robot, secuestra a Green Gunstar y, mediante el control mental sobre éste, descubre la localización de las piedras preciosas, convirtiéndose en un nuevo peligro para el planeta. Los gemelos Red y Blue, hermanos menores de Green, tendrán que evitar que el robot reviva de nuevo y pueda destruir el planeta.

Seguir leyendo

Day of the Tentacle

Retrovisón: Day of the Tentacle

Algún verano de la segunda mitad de los años noventa. En mi casa teníamos un 486 DX2, el primer PC que tuvimos, y le acabábamos de meter una flamante tarjeta de sonido y un lector de CD-ROM. ¿Qué mejor que un buen juego nuevo para estrenarlos? Y en esa tesitura nos encontramos uno de mis hermanos y yo, en la sección de videojuegos de unos grandes almacenes, buscando un candidato para gastar el presupuesto concedido por nuestros padres. Y de repente nuestros ojos se posaron en una caja verde horterilla con una portada de dibujo un poco cutre, el juego era Day of the Tentacle.

Éramos conocedores del buen hacer de LucasArts en el campo de las aventuras gráficas, habíamos jugado a los dos primeros Monkey Island y por nuestro ordenador también había pasado el Maniac Mansion, la precuela del juego que teníamos en nuestras manos. Además Day of the Tentacle era un habitual de los recreos de mi colegio, circulaba por ahí una copia en tropecientos discos de 3,5 con la no me había hecho, junto a los comentarios de lo divertido del título. Y en la caja ponía que tenía voces en inglés y texto en castellano… ¿había algo más alucinante?

Seguir leyendo

League Bowling

Retrovisión: League Bowling

Street Fighter II, Snow Brothers, King of Fighters, Windjammers… durante la década de los noventa las salas recreativas se llenaban de adolescentes viciados y maleantes que se agolpaban alrededor de esos y muchos otros títulos. Pero también había otras recreativas menos queridas, otras recreativas que no hacían otra cosa que acumular polvo hasta que el dueño de la sala (un tipo gordo y con una inminente alopecia que no tenía ni pajolera idea de videojuegos) no tenía otro remedio que sustituirla.

¿Qué sería de aquellas máquinas? ¿Las desguazarían para reutilizar las partes útiles en otras máquinas? ¿Las mandarían a un vertedero bajo tierra en algún inhóspito desierto estadounidense? ¿Las quemarían provocando emisiones de CO2 mucho mayores a las permitidas en el protocolo de Kyoto? ¿Acabarían en manos de piratillas ávidos de lanzar roms para emuladores que en aquella época ni siquiera existían?

Ellas, las máquinas, no lo sabían. Veían cómo abrían y trasteaban con las entrañas de sus compañeras hasta que un fatídico día se las llevaban en un camión. Y si tuvieran ojos nos mirarían con cara de pena, lanzando una lagrimilla y rezarían para que un día alguno de nosotros nos fijáramos en ellas y la salvásemos del cruel destino de un camión.

Ésta es la historia de una de esas olvidadas máquinas, una máquina de un deporte tan impopular en nuestras tierras como es el de los bolos. Ésta es la historia de League Bowling.

Seguir leyendo

Lakers VS Celtics and the NBA Playoffs

Retrovisión: Lakers VS Celtics and the NBA Playoffs

El baloncesto es el deporte que más me gusta como espectador, es un juego generalmente rápido, en el que a cada segundo puede suceder algo determinante y que si el marcador es igualado el factor de emoción es muy superior a otros deportes en marcadores o situaciones igualmente equilibrados. Sin embargo, como aficionado a los videojuegos, hay pocos títulos que me parezcan tan divertidos como presenciar un partido en televisión o, mejor aún, en el propio pabellón. Hay multitud de juegos basados en el deporte de la canasta, al menos dos nuevos al año gracias a las licencias de la NBA, pero a lo largo de toda la historia sólo tengo buenos recuerdos de tres de ellos1. Uno es el que protagoniza el retrovisión de hoy, el Lakers VS Celtics and the NBA Playoffs, que trataba de aprovechar el tirón que había por entonces de los enfrentamientos entre los magníficos equipos liderados por Magic Jhonson y Larry Bird.

Seguir leyendo

  1. No, ninguno de ellos es el NBA Jam, que aunque me parece un juego entretenido nunca me llegó a enganchar. []
Rocket Knight Adventures

Retrovisión: Rocket Knight Adventures

Año 1991, Sonic sale a la venta de la mano de Sega para ser un juego estrella de la Mega Drive. El éxito fue abrumador e instantáneo, lo que llevó a la compañía a hacer varias secuelas y a comenzar a buscar el público pre-adolescente y adolescente en agresivas campañas marcadas por su espíritu malote (Genesis does what Nintendon’t o el mítico Canal Pirata Sega).

Otras compañías no tardarían en subirse al carro, tratando de igualar el éxito del carismático erizo azul con multitud de mascotas nacidas en los años noventa. El resultado fue irregular, con juegos bastante buenos frente a grandes fiascos, y nos brindaron personajes como James Pond, Bubsy, Cool Spot, Jazz Jackrabbit o Crash Bandicoot entre muchísimos otros.

De entre todas ellas, y exceptuando a Sonic, probablemente la más carismática y la de mejor juego fue Sparkster, la Zarigüella con armadura de Konami que protagonizó el juego Rocket Knight Adventures.

Seguir leyendo

Sonic the Hedgehog 8 bits

Retrovisión: Sonic the Hedgehog 8 bits

Todos los aficionados a videojuegos tenemos ese par de títulos que nos podemos jugar casi con los ojos cerrados. Nos los sabemos de arriba a abajo, conocemos casi todos sus secretos y los volvemos a jugar de vez en cuando para desestresarnos o para comprobar que no hemos perdido el toque. Generalmente son de los primeros juegos a los que tenemos oportunidad de jugar y desde entonces les guardamos un cariño muy especial.

Para mí esos juegos son Monkey Island y Sonic the Hedgehog de la Game Gear. La portátil comepilas de Sega fue la primera consola que tuve y marcó mi pasado seguero1, e incluía el juego del erizo azul en la caja.

Seguir leyendo

  1. A pesar de que fue la única máquina de la compañía que tuve hasta que me hice con una Dreamcast y una Master System de segunda mano hace cuatro años []
Boogie Wings

Retrovisión: Boogie Wings

Corrían los años noventa cuando un grupo de colegas fuimos a uno de esos templos del entretenimiento juvenil, donde adolescentes aficionados a videojuegos y jóvenes delincuentes se reunían a partes iguales. Esos lugares que conocíamos bajo el nombre de salas recreativas, hoy prácticamente extintas1. Era una época en la que probar un juego costaba tan solo cinco duros2 y por tanto no era arriesgado probar juegos totalmente desconocidos.

Entre todas las máquinas que había a nuestro alrededor, nos llamó la atención una en la que se nos invita a manejar un avión biplaza y disparar a todo lo que se nos ponga por delante en un shooter de scroll horizontal. Nuestro avión tiene un enorme gancho colgando de la parte de atrás, que a su vez tiene una mina que podremos lanzar contra nuestros enemigos, y además nos permite recoger casi cualquier elemento del escenario (cajas, enemigos, nuestro compañero si jugamos a dobles, estatuas, vehículos…) que igualmente causará daños cuando lo lancemos. El juego nos introducía en una ambientación de principios de siglo XX con toques tecnológicos que se quedan a un paso de ser steampunk. Todo ello aderezado con elementos absurdos como un Papá Noel gigante y armado o una noria rodando a lo largo de las vías de una montaña rusa.

Pero nunca volvimos a verlo en esa sala ni en ninguna otra. Para nuestra desgracia ni siquiera recordábamos el título y pasó a ser aquel juego del avión con un gancho. Durante muchos años no volvimos a tener noticias de él, hasta que el mundo de la emulación nos lo devolvió. Después de casi diez años, Boogie Wings (o The Great Ragtime Show en Japón) volvía a nuestras vidas…

Seguir leyendo

  1. Aunque, curiosamente, la sala a la que me refiero es de las pocas que creo que aún hoy en día siguen abiertas en Lugo. []
  2. Para los insultantemente jóvenes: unos 15 céntimos de euro []
Duke Nukem Forever

Retrovisión: Duke Nukem

Las ranas crían pelo, los burros vuelan y el infierno se congela. Duke Nukem Forever está por fin disponible en las estanterías de las tiendas. Y es que ha sido un largo y tortuoso camino el que ha tenido que recorrer este juego para ver la luz, incluyendo cambios de motor gráfico e incluso de estudio de desarrollo, en más de 14 años desde que se anunció.

Este juego es la secuela de un título de 1996, Duke Nukem 3D, realizado por 3D Realms, que rompía la hegemonía de ID Software y su Doom en el terreno de los first person shooter. El juego pasó a la historia por su protagonista chulesco, por las tías ligeras de ropa, por los chutes y por la posibilidad de patear (literalmente) el culo a los aliens.

 

Seguir leyendo