Tito Val

Carta a Shigueru Miyamoto

Publicado el 25/10/2012. Escrito por . No hay comentarios

A Coruña, a 25 de octubre de 2012.

A la atención del Sr. Miyamoto:


Me dirijo a usted aprovechando que se encuentra en nuestro país, incluso cerca de mi tierra, para recibir el merecido premio Príncipe de Asturias que el jurado ha tenido a bien otorgarle. Usted, como es normal, no me conoce de nada, pero yo, al igual que miles de españoles de mi generación (y de las que siguieron), sí le conozco, conozco su trabajo que durante treinta años nos ha dado tanto entretenimiento.

Cualquiera que me conozca sabe que no soy un gran amante de Nintendo; de hecho mi primera consola fue de la competencia (una Game Gear), y eso, queramos o no, marca mucho. Pero eso no me impide disfrutar de su obra y admirarle por lo que ha hecho y ha supuesto para la industria del videojuego. Porque podemos decirlo claramente, sin usted todo habría sido radicalmente distinto. Su Donkey Kong revolucionó el sector y abrió definitivamente el camino a las empresas japonesas a occidente1; Mario se convirtió en un símbolo del sector, siendo el bigotudo italiano el personaje más popular y carismático que se ha visto en un videojuego; Legend of Zelda es un excelente ejemplo de imaginación aventurera… podría seguir, pero no acabaría nunca.

Sin usted la industria habría tardado en evolucionar, en llegar al concepto moderno de videojuego, no sería adulta, no llegaría a la inmensa cantidad de gente a la que llega hoy en día. Sin usted los videojuegos seguirían siendo una evolución digital de los juguetes, seguirían siendo tratados como cosas de niños, seguirían siendo tratados en inferioridad con respecto al cine o la literatura2. Sin usted probablemente yo no sería un aficionado al ocio electrónico, y tampoco estaría aquí diciendo chorradas en un blog.

Y me sabe bien que por una vez se le entregue un premio de tanta importancia como el que hoy se le concede. Porque por primera vez en España se empieza a salir de la caverna rancia en la que meten a los videojuegos en el mismo saco que los juguetes, la violencia o el porno; por primera vez en este país se dan signos de que los videojuegos son considerados un medio de expresión, de cultura o arte más. Y que aunque seguirán habiendo voces discordantes cuestionando su merecimiento, cada vez son menos.

Sinceramente, espero que este premio le haga tanta ilusión como nos ha hecho a todos los apasionados aficionados a los videojuegos de este país.

Gracias por su atención. Sinceramente,
Javier Estévez.

  1. Vale, antes tuvimos el Pac-Man o el Space Invaders, pero la tremenda repercusión del juego del bueno de Miyamoto, especialmente en la época en la que apareció en Estados Unidos, no tiene igual. []
  2. Al menos no con tantísima inferioridad… []

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *