Crowfunding

Crowfunding, ¿la panacea?

Hace algún tiempo Tim Schafer, director de Double Fine, anunció que querían hacer una aventura gráfica como en los viejos tiempos, pero que no encontraban productora que financiase el proyecto, ya que todas consideran el género muerto y sin viabilidad económica. Quiere demostrar, dice, que ahí fuera hay un montón de gente que aún quiere buenas aventuras gráficas y para hacerlo pone en marcha una campaña de crowfunding con la que esperaban obtener 400.000 dólares. Al final de la campaña casi alcanzaron los 3,5 millones.

Viendo el éxito de la campaña de Double Fine, otros se han lanzado a imitarles para tratar de obtener el dinero necesario para sacar adelante proyectos de videojuegos. Algunos de los proyectos que se han subido al carro de la financiación popular son un remake del primer Larry, una nueva entrega de la casi olvidada saga Carmageddon, Obsidian Entertainment (la gente detrás de Knights of the Old Republic II o los Neverwinter Nights) han conseguido financiación para Wasteland 2 y un largo etcétera que no para de crecer.

Seguir leyendo

League Bowling

Retrovisión: League Bowling

Street Fighter II, Snow Brothers, King of Fighters, Windjammers… durante la década de los noventa las salas recreativas se llenaban de adolescentes viciados y maleantes que se agolpaban alrededor de esos y muchos otros títulos. Pero también había otras recreativas menos queridas, otras recreativas que no hacían otra cosa que acumular polvo hasta que el dueño de la sala (un tipo gordo y con una inminente alopecia que no tenía ni pajolera idea de videojuegos) no tenía otro remedio que sustituirla.

¿Qué sería de aquellas máquinas? ¿Las desguazarían para reutilizar las partes útiles en otras máquinas? ¿Las mandarían a un vertedero bajo tierra en algún inhóspito desierto estadounidense? ¿Las quemarían provocando emisiones de CO2 mucho mayores a las permitidas en el protocolo de Kyoto? ¿Acabarían en manos de piratillas ávidos de lanzar roms para emuladores que en aquella época ni siquiera existían?

Ellas, las máquinas, no lo sabían. Veían cómo abrían y trasteaban con las entrañas de sus compañeras hasta que un fatídico día se las llevaban en un camión. Y si tuvieran ojos nos mirarían con cara de pena, lanzando una lagrimilla y rezarían para que un día alguno de nosotros nos fijáramos en ellas y la salvásemos del cruel destino de un camión.

Ésta es la historia de una de esas olvidadas máquinas, una máquina de un deporte tan impopular en nuestras tierras como es el de los bolos. Ésta es la historia de League Bowling.

Seguir leyendo

Spacewar!

Spacewar!

Determinar cuál fue el origen de los videojuegos es a menudo un tema de estudio en el que no hay un consenso general. Muchas fuentes lo sitúan a finales de los años cuarenta, cuando se patentó un sistema de entretenimiento basado en una pantalla de rayos catódicos. Otras acuden a la creación de una versión digital de Tic-Tac-Toe (tres en raya) en 1952 o el Tennis for Two ejecutado en un osciloscopio, creado en 1958.

Sin embargo la mayoría coinciden en que el concepto moderno de videojuegos nació en los laboratorios del Massachusetts Institute of Technology (más conocido por sus siglas, MIT), donde ya habían creado varios programas gráficos interactivos: Mouse in the Maze (de un ratón tratando de salir de un laberinto) y otro Tic-Tac-Toe. Todos ellos fueron creados entre 1959 y 1961, precediendo la llegada en 1962 del que para muchos es el primer videojuego con cierta importancia de la historia, Spacewar!

Seguir leyendo

Lakers VS Celtics and the NBA Playoffs

Retrovisión: Lakers VS Celtics and the NBA Playoffs

El baloncesto es el deporte que más me gusta como espectador, es un juego generalmente rápido, en el que a cada segundo puede suceder algo determinante y que si el marcador es igualado el factor de emoción es muy superior a otros deportes en marcadores o situaciones igualmente equilibrados. Sin embargo, como aficionado a los videojuegos, hay pocos títulos que me parezcan tan divertidos como presenciar un partido en televisión o, mejor aún, en el propio pabellón. Hay multitud de juegos basados en el deporte de la canasta, al menos dos nuevos al año gracias a las licencias de la NBA, pero a lo largo de toda la historia sólo tengo buenos recuerdos de tres de ellos1. Uno es el que protagoniza el retrovisión de hoy, el Lakers VS Celtics and the NBA Playoffs, que trataba de aprovechar el tirón que había por entonces de los enfrentamientos entre los magníficos equipos liderados por Magic Jhonson y Larry Bird.

Seguir leyendo

  1. No, ninguno de ellos es el NBA Jam, que aunque me parece un juego entretenido nunca me llegó a enganchar. []
Diógenes Digital

Diógenes Digital

Los que fuimos jóvenes aficionados a los videojuegos durante los años ochenta y noventa hemos aprendido a la fuerza dos grandes lecciones que nos siguieron durante toda la vida: que los punkarras con cresta nos quieren dar de leches1 y que no podemos tenerlo todo.

Lo primero con lo que aprendimos a convivir era que nuestros padres sólo nos comprarían una consola. Y lo segundo era que no podíamos andar teniendo juegos nuevos cada dos por tres: uno o dos al año y nos dábamos con un canto en los dientes. De esta forma surgieron por un lado las absurdas luchas de patio de recreo acerca de si es mejor la Megadrive o la Super Nintendo y por otro la envidia cuando un colega nos permitía echarle unos vicios a un juego o una consola que jamás podría llegar a nuestras manos.

Seguir leyendo

  1. Bueno, vale, puede que esto pase sólo en los Beat ’em up. []
Stacking

Stacking

Un juego protagonizado por muñecas matrioska, con aspecto de los años veinte o treinta, con grandes semejanzas con el cine mudo y su música; sin acción, sin grandes efectos, tan sólo puzzles… definitivamente pocas compañías fuera del mundo indie se atreverían hoy en día a siquiera plantearse desarrollar un juego así. Por suerte en Double Fine, la empresa de Tim Schaffer y creadores de juegos como Psychonauts o Brütal Legend, están lo suficientemente locos o fumados como para sacar adelante una apuesta tan arriesgada como esta.

Seguir leyendo

Rocket Knight Adventures

Retrovisión: Rocket Knight Adventures

Año 1991, Sonic sale a la venta de la mano de Sega para ser un juego estrella de la Mega Drive. El éxito fue abrumador e instantáneo, lo que llevó a la compañía a hacer varias secuelas y a comenzar a buscar el público pre-adolescente y adolescente en agresivas campañas marcadas por su espíritu malote (Genesis does what Nintendon’t o el mítico Canal Pirata Sega).

Otras compañías no tardarían en subirse al carro, tratando de igualar el éxito del carismático erizo azul con multitud de mascotas nacidas en los años noventa. El resultado fue irregular, con juegos bastante buenos frente a grandes fiascos, y nos brindaron personajes como James Pond, Bubsy, Cool Spot, Jazz Jackrabbit o Crash Bandicoot entre muchísimos otros.

De entre todas ellas, y exceptuando a Sonic, probablemente la más carismática y la de mejor juego fue Sparkster, la Zarigüella con armadura de Konami que protagonizó el juego Rocket Knight Adventures.

Seguir leyendo

Batman Arkham City

Batman Arkham City

A pesar de ser lector de cómics desde la infancia, nunca he sido un gran fan de Batman. Mi relación con el murciélago se resume a tres acontecimientos de mi niñez. Cuando era muy pequeño, mis hermanos mayores y yo no teníamos una paga, pero nuestro padre nos compraba un cómic a cada uno después de ir a la iglesia los domingos. Al principio eran mis hermanos quienes los escogían y para mí compraban uno de su gusto en lugar de buscar algo más apropiado para la edad que tenía por entonces. De esta forma cayó en mis manos el Batman: año uno editado en España por Ediciones Zinco.

El segundo hecho fue la aparición en televisión de la serie de los años sesenta protagonizada por Adam West. Recuerdo pasarme todas las tardes viendo aquella serie con escaladas de fachadas super cutres y diálogos delirantes en la televisión de Galicia. Hasta que surgió el tercer y último acontecimiento, el estreno de la película de Tim Burton, que borró de un plumazo la imagen televisiva de mi mente y marcó a toda una generación a finales de los ochenta.

Y, dejando de lado la serie de animación y las películas modernas, el personaje cayó casi en el olvido para mí durante muchos años, que concentré mi interés en otros cómics y aficiones. Hasta que, en 2009, surgió un juego que por fin hizo justicia a los superhéroes, generalmente vilipendiados en el mundo de las consolas. Aquel juego era el Batman Arkham Asylum.

Seguir leyendo

Pocket League Story

Pocket League Story

A lo largo de los años hemos disfrutado de numerosos títulos de simulación o gestión futbolística, títulos de la talla de los manidos FIFA o PES, los clásicos PC Fútbol de Dinamic Multimedia o el mítico Striker. Pocket League Story no tiene apenas nada que ver con ellos salvo, obviamente, la temática del deporte rey.

De la mano de Kairosoft, los creadores del Game Dev Story, nos pondremos a gestionar un equipo de fútbol desde sus inicios en la liga local para ir ascendiendo poco a poco hasta llegar a ser un equipo de nivel internacional. Todo ello con la pixelada magia y la resultona fórmula de la que hacen gala todos los juegos de esta compañía.

Seguir leyendo